Astrología, Blog

El Oráculo del Chamán Místico

El Tarot es un libro de conocimientos esotéricos, se caracteriza por una estructura y simbología especial. A lo largo del tiempo se ha ido desarrollando y se ha reinterpretado de múltiples maneras, siempre conservando su estructura original. En dicho desarrollo aparecieron los oráculos, intentando, como el Tarot, ser herramientas portadoras de significado, pero sin su estructura. Los oráculos simplemente retomaron la idea del lenguaje simbólico plasmado en cartas que puedan ser usadas como un juego y en el juego hay creación.

La expresión artística apela a ese lenguaje  subconsciente al que todos tenemos acceso de manera intuitiva; los dibujos, colores, letras o números hacen de puente de comunicación entre nuestra mente consciente, nuestro subconsciente y nuestro yo superior. Los símbolos sagrados representan arquetipos que todos tenemos archivados en nuestro inconsciente colectivo desde el inicio de los tiempos.

Somos nuestro propio sanador, adivino y chamán, tenemos el cosmos en nuestro interior y por eso podemos conectar con la sabiduría más alta sin intermediarios, solo debemos entrenarnos para bajar el ruido egoico, aprender a reconocer la voz interior para aceptar su guía, desde la humildad y el reconocimiento de su manifestación en todas las cosas que existen.

El jaguar, el águila, la serpiente, el gorila, el cuervo, el árbol, la flor, la piedra, el rio, la montaña, la lluvia, el saltamontes, la mariposa, y todos los demás, todos nos habitan y nosotros a ellos, el poder de la naturaleza está contenido en cuatro elementos, los mismos cuatro que conforman toda la realidad. La materia contiene la esencia de su fuente, no necesitamos ningún templo para acceder a ella más que la naturaleza, y somos nosotros también la naturaleza.

Una de las herramientas que utilizo en mis lecturas es el Oráculo del Chamán Místico, un bello juego de cartas que leo de manera intuitiva. Sus dibujos grafican símbolos que curiosamente se han repetido a lo largo del tiempo y en distintas culturas, prueba innegable de la conexión que tenemos los humanos a través del subconsciente colectivo que mencioné al inicio. Seguimos soñando volar como un águila, tener la astucia del coyote, el poder del jaguar y la belleza del colibrí, para mi eso es uno de los misterios del alma humana, no hacemos más que alejarnos del instinto pero siempre deseamos en el fondo seguir siendo un animal. Puede que esto tenga que ver con nuestro anhelo de dejar que nuestros espíritus corran libres… pero tal vez eso ya sea del todo imposible. Sí podemos quitar las cadenas a nuestra imaginación para crear todos los mundos posibles, usemos el símbolo para ello, escribiendo, dibujando, interpretando, jugando, así nuestro deseo estará cargado de poder.

“Todos los mitos y todos los sueños tienen algo en común, y es que todos ellos son escritos en el mismo idioma, el lenguaje simbólico.” Erich Fromm.