Europa, Mis escritos, Periodismo de viajes

Caos y perfección en Roma

Así el turista esté preparado para la comida, las ruinas arqueológicas y la ciudad del Vaticano, Roma supera la imaginación. Una atmósfera teñida con un sol naranja, música callejera, romanticismo, espiritualidad y un público de esculturas -que observan pacientemente cómo pasa el tiempo-, hacen de Roma esa ciudad soñada que no decepciona sino qué como el gelatto, siempre antoja de más.

Roma tiene placas y avisos que anuncian monumentos que se quedan cortos para todo lo que dejaron casi tres mil años de historia. Miles de personas se dan cita en la ciudad madre de las ciudades, de la política, de las instituciones occidentales para darse cuenta cómo nuestro pasado confluye y coincide, cómo se asemeja nuestra modernidad, cómo existe aún desarrollo, conflictos políticos, efervescencia cultural y circo. Todo reunido en edificios, museos, ruinas, monumentos, fuentes y panorámicas, acompañadas de arte, música, olores y sabores que esculpen recuerdos como las piedras que hoy decoran la ciudad pero tienen mucho que contar.

El Foro | María Antonieta García R.

Hordas de turistas llegan a Roma buscando esa magia, por eso es recomendable ir a ciertos lugares turísticos en un tour organizado que garantice las entradas y el acompañamiento del guía, pues ver y no entender lo que se observa sería como perderse de la esencia, las historias de la ciudad. Otros son para ir solo y perderse, como el barrio Trastevere que tiene cuentos de fantasmas, amantes, héroes y asesinos.

La ciudad de las ruinas y de las iglesias -en donde es indispensable entrar cubierto por respeto a las reglas que tienen los edificios propiedad del Vaticano-, de imágenes religiosas, de personas orando e incluso de dichos alusivos a la religión. Como tal, ofrece a creyentes y no creyentes una experiencia única, más aún cuando el turista tiene la suerte de coincidir con la salida del Papa en la plaza de San Pedro o de asistir un jueves o viernes santo. Uno puede sentir cómo casi por el solo hecho de pisar el Vaticano puede quedar libre de pecado.

El Coliseo | María Antonieta García R.

Edificios monumentales, galerías de arte exquisito y espacios en donde la fe está viva, eso es común en Roma y no solo la católica; En la Basílica de San Pedro se puede topar el visitante católico con un rabino, un monje budista, una mujer musulmana y más. Es un lugar de encuentro de culturas, religiones y maneras de pensar ya que sus puertas están abiertas a todos. Nadie, sea de la religión que sea, debe perderse la maravilla arquitectónica de más de dos hectáreas de superficie decorada con las más bellas obras de arte como La Piedad de Miguel Ángel que simplemente da ganas de llorar.

“Dios” no se equivocó en escoger el Vaticano como ciudad para su sede. Incluso en Roma el caos parece funcionar a la perfección, no solo por ser obra divina sino también porque en algún momento se vuelve anécdota, esa que todos los que han ido Roma y se han enamorado de ella, van a comprender.

El Vaticano | María Antonieta García R.
Europa, Mis escritos, Periodismo de viajes

Ciudad futurista en Valencia

En Valencia, España se encuentra la Ciudad de las Artes y las Ciencias, un complejo cultural inaugurado en 1998 que parece del año tres mil.

El diseño se debe a Santiago Calatrava y Félix Candela y las obras de ingeniería a Alberto Domingo y Carlos Lázaro. A pesar de impresionar a sus visitantes, este complejo ha tenido muchas críticas ya que presenta fallos estructurales que han deteriorado las obras. Además se utilizaron o materiales inadecuados o de baja calidad pues hay daños evidentes cuando se miran de cerca las estructuras como lozas caídas o goteras.

A pesar de sus fallas este escenario de varias películas y centro de reunión de los valencianos y turistas, merece un reconocimiento y se recomienda su visita, pues es hermoso y ofrece un creativo paisaje que estimula la imaginación.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Europa, Sus viajes y experiencias

Con los esquís en la mano en Andorra

Por Silvia Ardila.

Para muchas personas alrededor del mundo el año no está completo sin las vacaciones de verano en un balneario en la playa y las vacaciones de invierno en un resort de esquí en la montaña. Este año espero adherirme a esta filosofía, comenzando por la montaña.

    La gran mayoría de resorts para esquiar en Europa están en Suiza, Francia, Italia, Alemania, y Austria, los Alpes. Sin embargo, el pequeño principado de Andorra, en los Pirineos, también es conocido por sus resorts. Al principado solo se puede llegar por tierra desde Barcelona o desde Toulouse. Desde el aeropuerto se puede tomar un bus que hace paradas en todos los pueblos camino a Andorra la Vella, capital del principado. El viaje al atardecer en un día soleado resulta en un paisaje hermoso. La silueta nevada de los Pirineos en el horizonte es un espectáculo digno de incluir en la lista de paisajes para ver antes de morir.

     Soldeu, es la segunda parada del bus desde Toulouse. El pueblo es pequeño, pero hay suficientes lugares para alojar a turistas, mercados, restaurantes y tiendas para comprar o rentar el equipo necesario para esquiar. Sobresale el número de turistas del Reino Unido y Rusia.

     Esquí – deslizarse por las laderas de una montaña nevada. Hay quienes no recuerdan como es comenzar desde cero y por eso van a decir que hacerlo es fácil. La verdad es otra, usar esquís no viene naturalmente incluido en nuestro sistema, es fácil perder el control de la velocidad. La magnitud de la montaña puede ser abrumadora, pero no hay que perder la esperanza. En dos días se puede avanzar con algunas lecciones básicas –No hay otra opción, sólo tengo dos días.

     Primer día, aprender a frenar y acostumbrarse a los movimientos restringidos por los esquís. Tres horas de clase privada. Una vez dominados los aspectos fundamentales llega el momento de enfrentarse a la montaña. Aunque las pendientes están claramente demarcadas (azul, verde, roja, negra, en orden de dificultad), la montaña no deja de ser imponente. Sin embargo, con un poco de confianza en las habilidades adquiridas durante el día, no queda otra opción más que aventurarse a las desconocidas pendientes de menos dificultad.

      Termina el día y la pista de regreso a la base es de baja dificultad (verde). El primer tercio de la pista me deslizo sobre la nieve con suficiente control. Pero es en el siguiente trayecto cuando ‘comienza el santo a padecer’. Me acerco a una pendiente más pronunciada, en una curva y es acá donde pierdo el control y me doy cuenta del desgaste físico y mental. La ansiedad toma el control y no hay forma de regresar al nivel donde puedo tomar la góndola fuera de la montaña. En ese momento comienzo a descender la montaña con los esquís en la mano.

     A unos minutos de comenzar el descenso a pie y una vez superada la curva, tengo una nueva realización, me va a tomar horas bajar de esta forma. En el segundo intento, y con los esquís nuevamente en su lugar, llego a la base de la base de la montaña y a una merecida taza de chocolate caliente. El segundo día es más fácil, es cuestión de práctica y de confianza.

      El lugar donde rentamos el equipo fue Sports Calbó, quienes tienen promociones para rentar por adelantado en Internet así que vale la pena hacer la reserva con tiempo. También tienen convenios con algunos hoteles y hospedajes que dan entre el diez y el quince por ciento de descuento. De restaurantes que recomiendo están Fat Alberts, la comida es buena y las porciones generosas. Mi recomendación es ¡no pedir entrada! para muchos es imposible terminar el plato principal luego de comer una entrada. Las costillas son deliciosas, o la pizza con costillas. El ambiente es una mezcla entre Británico y Americano.

Volviendo al deporte y a viaje a Andorra, como es de esperarse, hay muchos gastos asociados pero en mi opinión vale la pena. Estar en la montaña es fantástico: el aire, la nieve, las cimas de las otras montañas y el cielo. Con un poco más de tiempo y algunas clases es posible atacar pendientes más desafiantes. Tendré que esperar a la siguiente temporada de esquí. Por ahora, ¡a planear el verano en la playa!

Por: Silvia Ardila, colombiana que vive en Los Ángeles, USA. 

Tolousse | Silvia Ardila
Europa, Mis escritos, Periodismo de viajes

Berlín: redescubriendo su lado underground

La ciudad más hípster y alternativa del momento puede ser Berlín, Alemania. Encontrar en ella lo que que le da carácter ya no es una tarea fácil pero tiene su recompensa.

Cuando aparece una moda quema todo lo que le rodee y es lo que parece que ha pasado con lo underground, pareciera que la etiqueta se le pone a un lugar por ejemplo y automáticamente la pierde, principalmente cuando se llena de turistas. El halo especial o casi secreto que tenía esa palabra en los noventas se desvanece. Así que, para buscar lo más alternativo de una ciudad hay que ir a lo que nadie recomienda, hay que perderse y encontrar lugares que tienen algo por revelar como el barrio Neukölln.

Berlín|María Antonieta García R.

Los barrios alternativos más conocidos

La mejor manera de recorrer Berlín es en bicicleta y si no se tiene se puede alquilar por poco más de diez euros todo el día. El lugar ideal podría ser la calle Karl-Marx-Alle desde Alexanderplatz hasta las dos torres de Frankfurter Tor. Se puede ir al Treptower Park hecho en honor a los caídos soviéticos de la Segunda Guerra Mundial o al Spreepark, un parque de atracciones de los años setenta que está abandonado y tiene un misterioso atractivo de película de terror con naturaleza.

Berlín|María Antonieta García R.

     El barrio Friedrichshain (en el este) no se queda atrás, sus fábricas industriales antiguas son galerías de arte urbano en el día y bares en la noche. Si la idea es salir de fiesta o tomarse unas cervezas (o mejor un shot de Jäggermaister) esta sería una buena opción, pues los espacios están llenos de grafitis y objetos interesantes. También se puede ir por el barrio Kreuzberg que queda al oeste, ambos en un único distrito y reconocidos por su buen ambiente. En este último se encuentra la mayoría de población inmigrante y por eso su oferta gastronómica es tan rica.

     Si la idea es ir de fiesta y lo que se quiere es algo más “elegante”, con estilo vintage en la calle Karl-Marx-Alle queda el Kino Internacional, un edificio del siglo veinte en donde hoy se hacen fiestas, exposiciones, espectáculos de moda y ciclos de cine. Otra opción para comer es hacer picnic en lo que era Berlín Oeste, en Urban Ufer. Un parque que se caracteriza por tener un barco abandonado que recorría el Landwehrkanal y como todo el resto de la ciudad, interesante y fotogénico arte urbano. Para continuar el recorrido se puede ir a la zona de Prenzlauer Berg, que en época comunista era ocupado por la resistencia. Hoy es un lugar de visita ya sus edificios son ahora cafeterías, bares y restaurantes que conservan el estilo de 1900 en su interior y en el exterior procuran poner luces de colores que le dan un toque decorativo muy especial.

Berlín|María Antonieta García R.

Etiqueta underground: Neukölln

Neukölln, en el sudeste de Berlín fue parte del distrito Bezire hasta 1920 cuando se adjuntó a la capital. Es un antiguo y humilde barrio obrero en donde durante la Segunda Guerra Mundial hizo parte del Sector Americano y hoy sobresale cada vez más por su oferta de restaurantes veganos y orgánicos y bares. Sus casas inmensas y viejas, algunas con jardín, son atractivas y la gente que allí vive en su mayoría es extranjera. Tal vez por esta razón pululan los deliciosos restaurantes y cafeterías turcas y rusas donde el café es excelente.

    Para llegar a este barrio se toma el metro hasta la parada Hermannplatz en donde está su plaza, que en las noches está llena de gente de todos los estilos tomando cerveza (pues aún se puede tomar en las calles de Berlín) y planeando qué bar visitar. Cerca junto al canal se puede visitar un mercado turco que abre los martes y viernes llamado Maybachufer y el domingo el mercadillo vintage de Neukölln Flowmarket o también se puede visitar alguna de las varias galerías de arte no tradicional.

Berlín|María Antonieta García R.

    En este barrio también se encuentra el parque Körnerpark que tiene una galería de exposiciones y una fuente. En verano se usa su invernadero para conciertos y otras actividades. Sin embargo, el que se lleva el premio es el parque que antiguamente fue un aeropuerto, el Tempelhofer Feld. Este lugar, que en las noches puede parecer algo tenebroso por la ausencia de luz, pero es uno de los espacios públicos más grandes del centro de la ciudad. Es ideal recorrerlo en bicicleta pues tiene las antiguas pistas de aterrizaje que funcionaron cuando el Berlín Oeste fue bloqueado en 1948. Espacios como este cobran vida una vez se reutilizan de una nueva manera, eso es lo que finalmente es la tendencia underground. Reciclaje y reinvención cada vez mayor de los sitios públicos y privados. Seguir encontrando lo alternativo en Berlín en un reto, una aventura de búsqueda de tesoros en una ciudad que de por si resulta alternativa entre la oferta europea.

English version:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Europa, Literatura de viajes, Mis escritos

Trapitos al sol en el Raval

Dedicado a dos buenas amigas que en Barcelona fueron mi apoyo y compañía.

Una tanga sale volando, se soltó del gancho que la sostenía del tendedero de ropa de la terraza. Cae al piso, abandonada y solitaria, como una hoja que nadie recogerá y a nadie le importa. Un vecino la ve y al no identificar de dónde cayó imagina de quién sería, una mujer joven, hermosa seguramente. “¿Será la del tercero que tiene pelo negro?” La descripción concuerda con ambas, pero no era de la de pelo negro, era de su novia. Ellas cuidan de su ropa y tienen secretos, pero a veces una mirada inquieta o una prenda se escapa dejando a la vista una porción de intimidad.

     Un mundo secreto en el tercer piso, segunda puerta, de la Rambla del Raval. Sus fantasmas son testigos de un amor que nació entre redes sociales. Es un barrio en donde se encuentran en una esquina a cinco monjas y en la otra a cinco putas, grupos que se cruzan miradas y envidias. El Raval es árabe, es chino, es latino, dicen que es peligroso.

Edificios del Raval | María Antonieta García R.

      El edificio es una torre de babel, como tantas otras en la ciudad. En la noche oyen hablar en lenguas a los vecinos, su edificio tiene varios continentes. Aunque sólo conocen a una vecina española, una señora que vive sola. Tal vez su alzhéimer le permite ser más cercana que el resto de la comunidad. Una de ellas advierte mientra se ajusta la camisa “quiso regalarnos una cubeta para lavar la ropa que recordó habernos prestado. Le pagamos consiguiendo quien le pusiera un bombillo que llevaba tres meses sin prender.”

     Caminaron por la calle Caputxins hasta La Rambla. A Barcelona llegan los artistas, los museólogos, los periodistas, los modelos, los músicos, los actores, los que hacen de Barcelona una ciudad bohemia. Tal vez por eso es una ciudad libre, abierta y tolerante. Aunque también a Barna llegan los turistas, los rumberos, los zombies, los compradores compulsivos, los que caminan por La Rambla haciendo honor a su nombre; como un río humano fluyen de lado a lado comprando abanicos, helados y cañas.

Ropa extendida en los balcones del Raval | María Antonieta García R.

Ellas caminaron en La Rambla detrás de unos japoneses que tenían selfie sticks, salieron en las fotos y no les molestó verlas tomadas de las manos. “Hacemos parte del paisaje de Barcelona, amor.” Llegaron a la Carrer de Jaume I, pasan mucho por ahí, van a eventos culturales cada semana. Pretextos de las ciudades: a veces se cambia el Museo por un Bar como el Absenta o el Olimpic, por aquello de las tapas. Esa calle les hizo una reverencia. Se encontraron en la Plaza San Jaume la bandera del orgullo gay colgada del Ayuntamiento.

Pasando por el Ayuntamiento | María Antonieta García R.

        −Feliz día, amor−. Pararon en la mitad de plaza y se dieron un beso­.

      −Esto no lo podíamos hacer en nuestra ciudad, de hecho ni dejábamos la ropa colgada secándose a la vista. Nos dirían que no está bien visto.

      Pasaron por Santa María del Mar y llegaron al Passeig del Born. Fumaron un poco, sentadas en una banca junto a un habitante de la calle y descubren al frente una escultura de hierro sin ninguna mención. Les recuerda el baúl lleno de ropa que aún queda por lavar en su apartamento del Raval.

      −En Barcelona no sólo salimos tomadas de las manos, sacamos los trapitos al sol, amor−.

El Borne, Barcelona | María Antonieta García R.
Asia, Europa, Mis escritos, Periodismo de viajes

El nuevo año chino en Barcelona

En Cataluña sobresale la comunidad China por ser una de las más numerosas y tiene largos años de tradición en la ciudad. Por eso, su Nuevo Año Chino es siempre celebrado y pueden participar todos los habitantes y turistas que corran con la suerte de encontrar en el camino el desfile o programen su participación.

Un gran desfile chino recorre las principales de Barcelona. Esto y las actividades paralelas y eventos culturales en varias ciudades hacen parte de la celebración. El año nuevo chino se celebra el veintiocho de enero pero en Barcelona por lo general las celebraciones se hacen desde el ocho de febrero y se extienden las actividades hasta diez días. En el desfile se ven máscaras y títeres de leones, dragones, diablos catalanes, bailarines, deportistas e incluso castellers catalanes. Este año el desfile termino en el Arco del Triunfo y todo fue organizado por la comunidad china en Cataluña y el apoyo del Ayuntamiento.

Año nuevo chino|María Antonieta García R.
Desfile del año nuevo chino en Barcelona.

El año nuevo chino o Fiesta de la Primavera, coincide con el calendario lunar y como se vincula al zodiaco chino, en el 2016 se dedicó al mono y el nuevo año 2017 corresponde al gallo. Esto supone que el año tiene las características de ese “signo”, por lo cual el 2016 estuvo lleno de cambios, pérdidas y lecciones el del gallo está asociado a construir y fortalecer relaciones con parejas, compañeros o familiares. El elemento del año del gallo es metal por eso las personas deben ser cuidadosas este año con el dinero y las posesiones. La excepción es para aquellos que según el horóscopo chino sean del año del búfalo, serpiente o dragón ya que tendrán un año muy positivo en estos aspectos. Se recomienda la cautela y la planeación cuidadosa de proyectos ya que se favorece la energía intelectual y no la improvisación o especulación. En cuanto a los viajes se recomienda emprender viajes hacia el este y/o al sur.

La celebración va de la mano con varias actividades importantes para los supersticiosos entre las que se encuentran la limpieza exhaustiva de la casa con escobas viejas que después se tiran a la basura, uso de ropa y decoraciones de color rojo, comer en abundancia y esconder cuchillos y tijeras que atraen la mala suerte.

Año nuevo chino|María Antonieta García R.
Desfile del año nuevo chino en Barcelona.

Para las personas que no pueden viajar a China a vivir esta gran celebración, vivirla en Barcelona es un lujo y una gran oportunidad para tener un acercamiento cultural. Es recomendable estar atento a la programación de eventos del Ayuntamiento de Barcelona para saber en qué fecha exactamente se celebrará en este 2017. Ver los bailes tradicionales y las demostraciones de artes marciales es un placer para los sentidos, están llenos de color y los chinos por esos días son más generosos que siempre en sonrisas.

Europa, Literatura de viajes, Mis escritos, Periodismo de viajes

Ortedó, en los pirineos catalanes

En Cataluña se celebró en junio el décimo Festival de cine de montaña Picurt en la Seu d’Urgell y Ortedó y corrí con la suerte de ser una de las estudiantes invitadas del Máster de Periodismo de viajes de la Universidad Autónoma de Barcelona.

Además de las varias actividades que ofrece esta zona del país y el festival, algo llama especialmente la atención: descubrir que las montañas y bosques tienen guardados un pueblo de fantasía. Tal como en un cuento medieval de princesas y dragones, sobre todo cuando se acompañan las experiencias con la presentación de un grupo de música tradicional catalana.

Ortedó|María Antonieta García R.

También conocido como Artedó, pertenece al municipio de Alàs i Cerc en el Alt Urgell y está ubicado en una de las vertientes de la sierra del Cadí. Su arquitectura simple, en piedra oscura y sus paisajes rurales transmiten paz. Es aquí donde se hacen un par de actividades del festival de cine de montaña Picurt.

Lamentablemente no vive nadie allí, una persona anciana, es difícil imaginar una vida tan solitaria. Debería considerarse impulsar este destino pues es realmente una lástima que un lugar así de rico en paisajes se desaprovechara.

Ortedó|María Antonieta García R.

Se deben evitar a toda costa los destinos de moda, las grandes ciudades. Lo mejor es buscar pueblos como este, olvidados y hermosos. En estos lugares se logra una sincera e impactante inmersión cultural.