Europa, Mis escritos, Periodismo de viajes

Berlín: redescubriendo su lado underground

La ciudad más hípster y alternativa del momento puede ser Berlín, Alemania. Encontrar en ella lo que que le da carácter ya no es una tarea fácil pero tiene su recompensa.

Cuando aparece una moda quema todo lo que le rodee y es lo que parece que ha pasado con lo underground, pareciera que la etiqueta se le pone a un lugar por ejemplo y automáticamente la pierde, principalmente cuando se llena de turistas. El halo especial o casi secreto que tenía esa palabra en los noventas se desvanece. Así que, para buscar lo más alternativo de una ciudad hay que ir a lo que nadie recomienda, hay que perderse y encontrar lugares que tienen algo por revelar como el barrio Neukölln.

Berlín|María Antonieta García R.

Los barrios alternativos más conocidos

La mejor manera de recorrer Berlín es en bicicleta y si no se tiene se puede alquilar por poco más de diez euros todo el día. El lugar ideal podría ser la calle Karl-Marx-Alle desde Alexanderplatz hasta las dos torres de Frankfurter Tor. Se puede ir al Treptower Park hecho en honor a los caídos soviéticos de la Segunda Guerra Mundial o al Spreepark, un parque de atracciones de los años setenta que está abandonado y tiene un misterioso atractivo de película de terror con naturaleza.

Berlín|María Antonieta García R.

     El barrio Friedrichshain (en el este) no se queda atrás, sus fábricas industriales antiguas son galerías de arte urbano en el día y bares en la noche. Si la idea es salir de fiesta o tomarse unas cervezas (o mejor un shot de Jäggermaister) esta sería una buena opción, pues los espacios están llenos de grafitis y objetos interesantes. También se puede ir por el barrio Kreuzberg que queda al oeste, ambos en un único distrito y reconocidos por su buen ambiente. En este último se encuentra la mayoría de población inmigrante y por eso su oferta gastronómica es tan rica.

     Si la idea es ir de fiesta y lo que se quiere es algo más “elegante”, con estilo vintage en la calle Karl-Marx-Alle queda el Kino Internacional, un edificio del siglo veinte en donde hoy se hacen fiestas, exposiciones, espectáculos de moda y ciclos de cine. Otra opción para comer es hacer picnic en lo que era Berlín Oeste, en Urban Ufer. Un parque que se caracteriza por tener un barco abandonado que recorría el Landwehrkanal y como todo el resto de la ciudad, interesante y fotogénico arte urbano. Para continuar el recorrido se puede ir a la zona de Prenzlauer Berg, que en época comunista era ocupado por la resistencia. Hoy es un lugar de visita ya sus edificios son ahora cafeterías, bares y restaurantes que conservan el estilo de 1900 en su interior y en el exterior procuran poner luces de colores que le dan un toque decorativo muy especial.

Berlín|María Antonieta García R.

Etiqueta underground: Neukölln

Neukölln, en el sudeste de Berlín fue parte del distrito Bezire hasta 1920 cuando se adjuntó a la capital. Es un antiguo y humilde barrio obrero en donde durante la Segunda Guerra Mundial hizo parte del Sector Americano y hoy sobresale cada vez más por su oferta de restaurantes veganos y orgánicos y bares. Sus casas inmensas y viejas, algunas con jardín, son atractivas y la gente que allí vive en su mayoría es extranjera. Tal vez por esta razón pululan los deliciosos restaurantes y cafeterías turcas y rusas donde el café es excelente.

    Para llegar a este barrio se toma el metro hasta la parada Hermannplatz en donde está su plaza, que en las noches está llena de gente de todos los estilos tomando cerveza (pues aún se puede tomar en las calles de Berlín) y planeando qué bar visitar. Cerca junto al canal se puede visitar un mercado turco que abre los martes y viernes llamado Maybachufer y el domingo el mercadillo vintage de Neukölln Flowmarket o también se puede visitar alguna de las varias galerías de arte no tradicional.

Berlín|María Antonieta García R.

    En este barrio también se encuentra el parque Körnerpark que tiene una galería de exposiciones y una fuente. En verano se usa su invernadero para conciertos y otras actividades. Sin embargo, el que se lleva el premio es el parque que antiguamente fue un aeropuerto, el Tempelhofer Feld. Este lugar, que en las noches puede parecer algo tenebroso por la ausencia de luz, pero es uno de los espacios públicos más grandes del centro de la ciudad. Es ideal recorrerlo en bicicleta pues tiene las antiguas pistas de aterrizaje que funcionaron cuando el Berlín Oeste fue bloqueado en 1948. Espacios como este cobran vida una vez se reutilizan de una nueva manera, eso es lo que finalmente es la tendencia underground. Reciclaje y reinvención cada vez mayor de los sitios públicos y privados. Seguir encontrando lo alternativo en Berlín en un reto, una aventura de búsqueda de tesoros en una ciudad que de por si resulta alternativa entre la oferta europea.

English version:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Asia, Europa, Mis escritos, Periodismo de viajes

El nuevo año chino en Barcelona

En Cataluña sobresale la comunidad China por ser una de las más numerosas y tiene largos años de tradición en la ciudad. Por eso, su Nuevo Año Chino es siempre celebrado y pueden participar todos los habitantes y turistas que corran con la suerte de encontrar en el camino el desfile o programen su participación.

Un gran desfile chino recorre las principales de Barcelona. Esto y las actividades paralelas y eventos culturales en varias ciudades hacen parte de la celebración. El año nuevo chino se celebra el veintiocho de enero pero en Barcelona por lo general las celebraciones se hacen desde el ocho de febrero y se extienden las actividades hasta diez días. En el desfile se ven máscaras y títeres de leones, dragones, diablos catalanes, bailarines, deportistas e incluso castellers catalanes. Este año el desfile termino en el Arco del Triunfo y todo fue organizado por la comunidad china en Cataluña y el apoyo del Ayuntamiento.

Año nuevo chino|María Antonieta García R.
Desfile del año nuevo chino en Barcelona.

El año nuevo chino o Fiesta de la Primavera, coincide con el calendario lunar y como se vincula al zodiaco chino, en el 2016 se dedicó al mono y el nuevo año 2017 corresponde al gallo. Esto supone que el año tiene las características de ese “signo”, por lo cual el 2016 estuvo lleno de cambios, pérdidas y lecciones el del gallo está asociado a construir y fortalecer relaciones con parejas, compañeros o familiares. El elemento del año del gallo es metal por eso las personas deben ser cuidadosas este año con el dinero y las posesiones. La excepción es para aquellos que según el horóscopo chino sean del año del búfalo, serpiente o dragón ya que tendrán un año muy positivo en estos aspectos. Se recomienda la cautela y la planeación cuidadosa de proyectos ya que se favorece la energía intelectual y no la improvisación o especulación. En cuanto a los viajes se recomienda emprender viajes hacia el este y/o al sur.

La celebración va de la mano con varias actividades importantes para los supersticiosos entre las que se encuentran la limpieza exhaustiva de la casa con escobas viejas que después se tiran a la basura, uso de ropa y decoraciones de color rojo, comer en abundancia y esconder cuchillos y tijeras que atraen la mala suerte.

Año nuevo chino|María Antonieta García R.
Desfile del año nuevo chino en Barcelona.

Para las personas que no pueden viajar a China a vivir esta gran celebración, vivirla en Barcelona es un lujo y una gran oportunidad para tener un acercamiento cultural. Es recomendable estar atento a la programación de eventos del Ayuntamiento de Barcelona para saber en qué fecha exactamente se celebrará en este 2017. Ver los bailes tradicionales y las demostraciones de artes marciales es un placer para los sentidos, están llenos de color y los chinos por esos días son más generosos que siempre en sonrisas.

Europa, Literatura de viajes, Mis escritos, Periodismo de viajes

Ortedó, en los pirineos catalanes

En Cataluña se celebró en junio el décimo Festival de cine de montaña Picurt en la Seu d’Urgell y Ortedó y corrí con la suerte de ser una de las estudiantes invitadas del Máster de Periodismo de viajes de la Universidad Autónoma de Barcelona.

Además de las varias actividades que ofrece esta zona del país y el festival, algo llama especialmente la atención: descubrir que las montañas y bosques tienen guardados un pueblo de fantasía. Tal como en un cuento medieval de princesas y dragones, sobre todo cuando se acompañan las experiencias con la presentación de un grupo de música tradicional catalana.

Ortedó|María Antonieta García R.

También conocido como Artedó, pertenece al municipio de Alàs i Cerc en el Alt Urgell y está ubicado en una de las vertientes de la sierra del Cadí. Su arquitectura simple, en piedra oscura y sus paisajes rurales transmiten paz. Es aquí donde se hacen un par de actividades del festival de cine de montaña Picurt.

Lamentablemente no vive nadie allí, una persona anciana, es difícil imaginar una vida tan solitaria. Debería considerarse impulsar este destino pues es realmente una lástima que un lugar así de rico en paisajes se desaprovechara.

Ortedó|María Antonieta García R.

Se deben evitar a toda costa los destinos de moda, las grandes ciudades. Lo mejor es buscar pueblos como este, olvidados y hermosos. En estos lugares se logra una sincera e impactante inmersión cultural.

África, Literatura de viajes, Mis escritos, Periodismo de viajes

Las dunas y las estrellas en Marruecos

Agobia la resequedad, duele la nariz, después de un baño no es necesario secarse porque el agua se evapora. Cuando se está a cincuenta grados de temperatura solo se puede pensar en lo que se ha hecho mal en la vida para merecer tanto calor, aunque se esté en uno de los lugares más alucinantes de la Tierra.

     En las puertas de Sahara se debe coordinar con alguien de la zona la salida al desierto, pues se es completamente inútil. Corrimos con suerte, el Grupo Xaluca nos coordinó todo. Hay momentos y lugares en donde se puede prescindir de los guías, pero en Erfoud sería un acalorado suicidio. No solo se encargan de organizar todo, sino de hacerlo increíble y con gente local muy profesional. Otra opción para los viajeros para quienes Xaluca excede su presupuesto, sería contratar excursiones privadas con empresas como MoroccoPrivateExcursions.

   Para visitar las dunas de Erg Chebbi −donde comienza el Sahara−, se debe llegar a las profundidades de Marruecos. Llegamos después de haber visitado el Valle del Dades, Merzougá y Rissani (y muchos más lugares pero esos eran los más cercanos). Desde el Hotel de Tomboctou de Xaluca fuimos en carro hasta cierto punto donde llegan los dromedarios. También se puede llegar desde Errachidia, Fes o Marrakesh, pero los viajes desde allí son muy largos, se soportan y se hacen más interesantes si se va parando en el camino.

Marruecos|María Antonieta García R.
Atardecer en el desierto de Marruecos.

     En el hotel y me bañé dos veces, me tumbé en la cama y quedé aplastada más de dos horas. Físicamente el cuerpo solo trabaja por mantener la temperatura. Me ofrecieron té de menta, que parecía tener el efecto de despertar y por supuesto hidratar y nos fuimos con el grupo en una camioneta a las siete de la tarde. Llegamos al punto de encuentro con los dromedarios y los guías. Era obvio que sería un viaje turístico, un engaño para el espíritu que quisiera haber sido bereber nómada en otro tiempo. Siempre queda la imaginación, mi corazón latía muy fuerte.

     Yo era el mismísimo Ibn Batutta, en una peregrinación por el Sahara. Elaboré rihlas, imaginé conversaciones con extraños en el camino. Lloré en ese camino por arenas aterciopeladas color naranja intenso. Andando como sobre un durazno gigante con un techo azul. La arena se levantaba y acariciaba mi piel como la llovizna seca.

Marruecos|María Antonieta García R.
Dromedarios en el desierto de Marruecos.

     Unas haimas se distinguían de los espejismos. Luego de descansar y oír los tambores de los camelleros, nos alejamos con el grupo a disfrutar de la noche realmente oscura porque no hay luces artificiales, hasta que la luna llena iluminó todo de repente. Oímos historias y algunos se durmieron hasta que nos acosó una pequeña tormenta de arena que, Mohamed, el camellero, aseguró: “solo es un viento”. Las cámaras y celulares sufrieron los efectos de la arena fina y corrimos de regreso a dormir.

Marruecos|María Antonieta García R.
Dunas de Erg Chebbi en Marruecos.

     Dormimos a la intemperie debido al calor, bajo las estrellas, como siempre había soñado. El clima a esa hora era perfecto, ni frío ni caliente y la arena se me enredó en el pelo y las pestañas. Sonreí para adentro para que no se me entrara más arena en la boca y los dientes. ¡Mis oídos si no los pude cerrar! Entendí la finalidad del turbante. Me desperté varias veces y al abrir los ojos, vi el cielo estrellado. Me vencía el sueño, me quedaba profunda sin darme cuenta hasta volver a abrir los ojos. La última vez que los abrí paso una estrella fugaz, pero iba despacio, como esperando que yo la viera.

Para más información y contratar excursiones, viajes, alojamientos, guías y demás en Marruecos, visite los siguientes links:

www.xaluca.com

www.moroccoprivateexcursions.com/

Europa, Mis escritos, Periodismo de viajes

Los Bunkers del Carmelo en Barcelona

Uno de los planes más económicos que se pueden hacer en Barcelona es visitar el mirador que existe en una antigua base antiaérea de la Guerra Civil Española en el barrio del Carmelo. No es el menos frecuentado por turistas pues cada vez se conoce más y su popularidad va en aumento, los bunkers de Barcelona son ahora destino turístico.

Declarado como Patrimonio Histórico Español, está ubicado en la cima del Turó de la Rovira y es fácil llegar en transporte público y caminando. Muchos no conocen la historia que guarda el sitio, pero el Museo de Historia de Barcelona en el 2006 instaló carteles informativos que pueden impactar al visitante. El atardecer lleno de colores devuelve la paz como el tiempo a la ciudad de Barcelona.

Los bunkers|María Antonieta García R.
Atardecer desde Los Bunkers.

Los Bunkers como se le conoce popularmente, era uno de los dos pilares de defensa antiaérea cuando Barcelona sufría de ataques y bombardeos durante la guerra civil. Bombardeos que se lanzaron con el objetivo de aterrorizar a la población; casi doscientas bombas cayeron sobre la ciudad. Es inevitable mirar el horizonte e imaginar otro panorama en el treinta y siete. Se aplaude la recuperación del lugar y actual uso (en 2011 se reinauguró), ya que un sitio estratégico para la guerra resulta hoy estratégicamente perfecto para un picnic.

Llama la atención encontrar baldosas y paredes, restos de casas y se puede suponer que eran construcciones de los soldados que allí vivían, pero los cañones fueron retirados en 1950 y en esta misma época comenzó la urbanización ilegal. Lentamente fueron organizándose casi quinientas barracas hasta que se conocía como el barrio de los cañones. Años después consiguieron acueducto y alcantarillado, pero debido a los Juegos Olímpicos de Barcelona en 1992 el Ayuntamiento les cambio las barracas por casas y el lugar quedo abandonado.

Los bunkers|María Antonieta García R.
Vista de Barcelona desde Los Bunkers.

En invierno se siente un viento helado, ¿cómo sobrevivían los soldados? En primavera es más agradable la visita. Se puede ir a cualquier hora del día pero la mejor opción es ir en la tarde para ver el atardecer, el cielo y la ciudad siempre regalan una vista panorámica espectacular. Afortunadamente en el cielo de Barcelona hoy solo se ven volar pájaros y aviones que dejan huellas blancas como estrellas fugaces.

Más información de los Bunkers: http://museuhistoria.bcn.cat/es/node/371

Europa, Mis escritos, Periodismo de viajes

La vanidad de Berlín

Una ciudad de historia y marcas de guerra. También nueva y reluciente, esa es Berlín. Seduce y confunde. Tiene un encanto inigualable, el urbano, el underground, ese que se respira en un ambiente bohemio y vanguardista como el de Williamsburg en Brooklyn, Nueva York. Pero algo no encaja en el centro y se adivina la sensación generalizada cuando mencionan la palabra ‘falso’, fake o falsch para acompañar la historia de la ciudad.

La mayoría de la gente parece sacada de una revista de modas vintage, sobresalen los no intencionales y ahora glamourosos neopunks, adolescentes en patinetas ochenteras con una cartera de marca y tenis de colores ácidos y supermodelos en cualquier esquina fumando un cigarrillo casual, pareciendo posar con su actitud descomplicada. Ofrece miles de ciclorutas, comida deliciosa y claro, cerveza y adictivo currywurst. 

Berlín|María Antonieta García R.
Berlín.
Berlín|María Antonieta García R.
Esculturas en Berlín.

En la capital de Alemania respiré libertad, pude tomarme unas cervezas caminando por ahí como en los viejos tiempos, sin miedo a una multa o llamada de atención por no tomar dentro de un bar. Incluso vi que unos chicos pasaron fumando marihuana frente a policías sin que estos se inmutaran. Tal vez por un pasado represor, la ciudad ahora tiende a apoyar la libre expresión, o al menos eso sentí en los escasos cinco días de mi viaje.

Es una ciudad que, sin vergüenza, muestra sus secretos pero deja que uno llegue a ellos por casualidad; entré por error a un pasaje comercial que más tarde asocié a un hecho lamentable. Era un antiguo conjunto cerrado. Algunas fachadas tenían azulejos, jardines, balcones y sótanos con misteriosas ventanas al exterior que me obligaron a husmear. Un viejo barrio judío en donde se localizaron refugios donde retenían gente que llevarían rumbo a los campos de concentración, este lugar ahora es un pasaje comercial de tiendas de moda.

La escuela de restauración de bienes italiana se enfoca en las técnicas y procedimientos para conservar bienes culturales respetando el original y el paso del tiempo, la pátina e incluso intervenciones anteriores que tuvieran especial valor histórico o estético. Se niega la reconstrucción completa alegando que atenta contra el criterio de autenticidad. En Berlín la mayoría de restauradores tienen otros criterios; las edificaciones están reconstruidas hasta un noventa por ciento. Se ven catedrales inmaculadamente blancas con un par de gárgolas negras, seguramente las únicas ‘sobrevivientes’ a alguna bomba o incendio, lozas perfectas y a unos cuatro metros de altura algunas con hoyos dejados por las balas. Esto genera una distorsión en la interpretación, sobre todo para incautos observadores.

Berlín|María Antonieta García R.
De los pocos edificios en donde se ven las marcas de guerra.

Sobresale la energía y tenacidad alemana para reconstruir sus ciudades y recuperarse a la destrucción física y emocional luego de dos guerras mundiales. Después de la guerra, quedaron vivas sobretodo mujeres y gracias a que ellas rescataron piedras y esculturas no se perdieron elementos entre los escombros. Es importante la reconstrucción en la postguerra para ayudar a la recuperación psicológica de la población, pero el peligro está en que lo que pasó podría también llevar al olvido. Se debería valorar la ruina en un proceso en el que debería estar implícita la compresión y la recordación de los hechos, para invitar a la reflexión y evitar la repetición de situaciones similares. Sin embargo, por suerte se ven numerosas manifestaciones artísticas contemporáneas en la ciudad, que cumplen la función de cuestionar y recordar.

Berlín|María Antonieta García R.
Calles de Berlín.
Berlín|María Antonieta García R.
Stolpersteine, piedras con las que te tropiezas.

Berlín parece y no, parada en el tiempo. Tiene la combinación híbrida que esconde un pasado oscuro, se esfuerza por educar a las nuevas generaciones pero sus reconstrucciones no les permiten imaginar qué es la destrucción, lo que visualmente les ayudaría a entender la guerra. Es el caso de uno de los pocos edificios que se dejaron intactos, la Kaiser Wilhem kirche, iglesia curiosamente acompañada de un nueva a su lado. No es de pretender que se deje en ruinas todo, pero reconstruirlo tampoco, ideal un punto de equilibrio.
Un lugar llamó en especial mi atención. El monumento en memoria de las víctimas de la segunda guerra mundial. No sé qué pensarán los judíos del Monumento del holocausto, en alemán Denkmal für die ermordeten Juden Europas, pero parece un parque raro y no un monumento de uno de los episodios más macabros de la humanidad. Es interesante que sus constructores hayan pretendido que el visitante se lleve su propia interpretación a partir de su experiencia, pero por lo general será de esparcimiento. Cosa que no ocurre con las Stolpersteine, piedras con las que te tropiezas. Son obra del artista alemán Gunter Demnig y se encuentran en varios lugares de Europa, pero la mayoría en Alemania. Son pequeñas baldosas incrustadas en la mitad de los andenes con una lámina de metal y realmente se encuentran al tropezar con ellos. Obligan a inclinarse a ver con qué se tropezó uno y simbólicamente nos obliga a hacer una reverencia. Tienen grabados los nombres de las personas que murieron en la guerra. Fecha de nacimiento, de muerte y el campo de concentración. En una caminata por la ciudad se ven tantas lozas como piedras de la calle y nos recuerda que caminamos entre fantasmas.

Berlín|María Antonieta García R.
Monumento en memoria de las víctimas de la segunda guerra mundial.

Quisiera explorarla más y fundirme con la gente en una exhibición o película en antiguo teatro de la parte Este, conocer turcos en el tradicional bar Tristeza en Neukölln, comerme otro delicioso strüdel en un restaurante de barrio -donde no entienda la carta pero cualquier cosa que pida sea carne-. Quiero volver a admirar el alucinante arte urbano de todas las esquinas y los restos del muro de Berlín, quiero volver a esta ciudad llena de enigmas y lugares sugestivos. Se deben exhibir con naturalidad las marcas y rastros de guerra, como las arrugas y las cicatrices de la piel. Berlín es un destino imperdible porque es una ciudad maravillosa pero más que eso, cuna de arte contemporáneo con una verdadera función social, se debe visitar para conocer mejor la naturaleza e historia humana.

Europa, Mis escritos, Periodismo de viajes

Picurt, un festival de cine de montaña en Cataluña

En junio se celebró el Décimo Festival de cine de montaña Picurt en la Seu d’Urgell. Es un festival que reúne las mejores películas y documentales relacionadas con las montañas, los deportes extremos y la vida rural. El último día se propició un marco ideal para despedirse con alegría de la muestra con actividades que son solo un ejemplo de la gran oferta cultural que este festival encierra aparte del que se relaciona con el séptimo arte.

Performance “L’Ofrena”

Desde las calles de Ortedó comenzaron a oírse a lo lejos una trompeta y un saxofón. Los visitantes comenzaron a dirigirse casi hipnotizados hacia el bosque, mimetizándose con la original performance musical en contacto con la naturaleza. Los músicos se dejaron ver entre las ramas, caminaron conduciendo a la gente que los seguía al “escenario”, en un claro del bosque. Un actor citó poemas de Joan Brossa acompañados de una música experimental con toques de jazz. Una mujer cautivó con su danza a los espectadores. Terminaron la muestra dando rosas a los asistentes, que las dejaron en los árboles como un acto simbólico, una ofrenda de amor y respeto a la naturaleza mientras los músicos tocaban la melodía “Las flores del Canigó”, que según Narcis, el trompetista, es “la canción de la montaña emblemática para los catalanes”. Afloraron sonrisas y lágrimas, y los asistentes catalanes entonaron con los músicos, definitivamente el momento más emotivo del festival.

Concierto de jazz experimental en el bosque|María Antonieta García
Concierto de jazz experimental en el bosque.

Narcis también contó sus sensaciones luego de la performance: “Mi pareja ha sido jurado de las películas así que me he metido bastante con el tema de los cortos y Arnau ha organizado este acto de despedida,  rodeado de músicos que vienen de jazz así que el tema de los efectos sonoros e improvisación los tenían. Un actor con unos poemas de Joan Brossa fantásticos y una bailarina que ha hecho los movimientos del bosque y nosotros íbamos acompañando, y al final pues hemos quedado con la escena de la ofrenda de las flores y la melodía de las flores del Canigó, una montaña emblemática de los catalanes en el oriente del Pirineo”.

Trompetista.

Música folk: grupo “Daura”

La música siguió siendo protagonista del día, a las dieciocho horas las calles del pueblo se llenaron de música folclórica catalana. Los asistentes pudieron sentir el alma de la zona y en algún momento el ambiente pareció incluso remontarse a una época medieval. Dos músicos, una mujer con acordeón y un hombre que alternaba la pandereta, el clarinete y el flaviol animaron la tarde, incluso invitando a la gente a bailar danzas tradicionales, en las que participaron activamente los niños.

Concierto de folclore|María Antonieta García
Concierto de folclore catalán.

Cena de la vaca bruneta dels pirineus

Al caer la tarde, junto a las letras de “Artedollywood” que decoraban la montaña imitando las famosas letras de la meca del cine, se disfrutó de la cena. Picurt también es la vaca, la vaca a la que se le debe la comida de casi cuatrocientas personas y representa a todos los animales de montaña y la naturaleza que provee de alimento a los habitantes de toda la región.

El plato de carne se acompañó de trinchet, hecho de col y patata y típico de la zona, una copa de vino, cerveza artesanal Picurt y un postre. Se preparaba el ánimo para despedir el festival, la invitación fue abierta y todos disfrutaron de comida de primera calidad, con la colaboración de Mafriseu, carne con IGR (indicación geográfica protegida).

La vaca|María Antonieta García
Asado de la vaca en cierre del festival Picurt.

Clausura y fiesta 

Luego de la cena y un café se dio inicio a la clausura del Festival de Picurt, a las diez de la noche se hizo la entrega de los Premios Gall Fer y se le hizo un reconocimiento Gal FerrJordi Cadenas. Se proyectaron varios documentales: “Ella, la vall”, “El sendero luminoso”, “Zebra”, “Cailleach”, “Pecheur du tarn”, “L’ou de fabergué” y el coro “Noves góspel” deleito a los asistentes con un sentido concierto de mujeres. Para cerrar, una fiesta en una calle del pueblo con concierto en la plaza mayor del pueblo de Artedó.