Las artes adivinatorias

La necesidad de control, la curiosidad o la desorientación espiritual hicieron que las artes adivinatorias tomaran fuerza desde hace muchos años en todos los ámbitos de la sociedad. Los métodos varían según el oráculo o método utilizado, pero uno de los más conocidos es el de la cartomancia que es la adivinación usando cartas o naipes como la baraja española, el naipe francés o el Tarot (aunque este se enfoca más en el conocimiento personal y no tanto en la predicción de eventos futuros).

Según la Real Academia Española «arcano» viene del latín arcānus que significa «una cosa secreta, recóndita, reservada» un «secreto muy reservado y de importancia» y «misterio, cosa oculta y muy difícil de conocer». Curiosamente los orígenes de la cartomancia están plagados de misterios y pocas son las referencias bibliográficas acreditadas sobre estas investigaciones. Si se buscan referencias al tarot realizadas por ocultistas se encontraran muchas relaciones al simbolismo egipcio, la cultura occitana, los cátaros medievales y la cábala judía, pero parece que el tarot que se conoce más hoy, el Tarot de Marsella, data del siglo XIV.

Algunos investigadores atribuyen la distribución del tarot por Europa a los gitanos que venían de la india pero ya estaba instalada la práctica desde el siglo XV en Italia, de manera que no coinciden las fechas. Otros dicen que desde Cicerón se conocen las prácticas adivinatorias con tablas tiradas al azar o asocian la iconografía a la que se usaba en Roma en el culto a Baco (Dionisio para los griegos).[1]

Tal vez los investigadores no lleguen pronto a un acuerdo, lo que es cierto es que sin importar su origen, la cartomancia se instaló en las prácticas sociales de varias culturas y para muchos hoy constituye una herramienta de psicoanálisis y guía para la vida, como para mi y si te lees las cartas conmigo seguramente para ti también.

I EL MAGO. Fuerza de voluntad. Afianza la confianza y la habilidad de comunicarte. Éxito en proyectos y negocios. Viaja a una ciudad grande, conecta con nuevas personas.

[1] “El origen detrás de la lectura de cartas”. El Siglo Durango. Marzo de 2011. Fuente: http://www.elsiglodedurango.com.mx/noticia/303920.el-origen-detras-de-la-lectura-de-cartas.html Revisado, diciembre 2017.