América, Mis escritos, Suramérica

Otro viaje en Villa de Leyva

El reflejo en el espejo no era suyo sino de su madre, y podía creerlo, se había comido un hongo con leche condensada hacía más de una hora. Todos sus fluidos corrían, las lágrimas, el sudor, los mocos, todo era agua, a pesar de estar sufriendo uno de los efectos de la intoxicación sentía gozo infinito.

Se reincorporó, cada uno en su viaje pero coincidían en las miradas cómplices, en la sonrisa. Uno de ellos dijo “¿sintieron eso?”, ¡y sí! no quería decirlo, esperó a que alguno se atreviera y así pasó, la casa respiraba. La sala naranja era un pulmón inmenso latiendo a un mismo ritmo que se unificó. Fue un momento tan raro como místico, pues sintió que estaban conectadas las mentes, que la realidad estaba siendo una para todos y que así era siempre, pero hasta ahora su estado de consciencia lo hacía evidente. Apenas comenzaba, fue una terapia personal exprés. Cada uno en su silla, viajaba a kilómetros, en el tiempo, en el espacio, como en un sueño piloteado a consciencia. Cerró los ojos y pensó lobos corriendo, hechos de líneas de colores, de esas que quedan en la retina cuando se ve por largo tiempo una luz. Alucinar, ver las ideas manifestadas en imágenes mentales, lobos corriendo de un lado a otro en manada. La idea era como ruido, que se va y viene, de imágenes coloridas.

A pesar de sus diecisiete años pensó en la vejez y se le antojó pacífica, pensó en la aceptación paciente del paso del tiempo, en la naturaleza de las cosas, la inminencia de la muerte y la necesidad del deterioro físico para su acogida final. Tenía puesto un chal y se lo ponía como se lo ponía su madre, su abuela, la madre de su abuela, la abuela de su abuela. Sintió todas las mujeres de su familia, todas las edades y sus experiencias. Se sintió vieja y muy feliz de saber que también todas ellas. Pasado el tiempo pensó que sus amigos eran una distracción pues le hacían abrir los ojos e interrumpir sus “irrazonamientos” para decir frases que en el momento les parecían súper coherentes pero eran absurdas, así que puso un cassette grabado de radio de Luis Alberto Spinnetta; ahora él guiaba el viaje, la poesía no sonaba tonta.

Si el viejo portal del cielo puede enfriar los cuerpos de hoy y ayer, se niega el recuerdo por sano y se quema, en las puertas de una ciudad que aúlla sin ser vista.

Se le ocurrió preparar chocolate y puso a calentar una olla sin agua, la agregó minutos después, por lo que saltaron gotas y alcanzaron a quemarle las manos. Luego recordó que no había puesto chocolate e imaginó que su mano era el ingrediente faltante, ¡que por suerte no agregó! En ese momento notó que alguien salió de la casa y le indicó con un grito militar que inmediatamente regresara. Su latente sobriedad la impulsó a traerlo adentro y cerrar con llave como si fuera su madre. No les contó que al cerrar alcanzó a ver un unicornio blanco alumbrado por la luna, mirándola fijamente.

Las ventiscas en sombras ahuyentan el humo de unos muñecos que se queman, en el alba roja y ardiente de la locura.

Uno de ellos no había comido hongos y se sentó a dibujar, todos los rodearon, seguramente como harían los antepasados al ver que alguno realizaba una tarea que exigía una herramienta de precisión. Retrató a dos personas dándose un beso, o eso creían ver todos, y el sonido de agua de la canción acompañaba perfectamente ese largo, natural, salvaje y húmedo beso. La trampa del dibujante para “envidearlos”, para llevar el viaje a su manera, ser un dios entre un grupo de locos. Seis horas y ¿cómo era que seguía en este estado? Tuvo miedo de quedarse así, la paranoia siempre acompaña las sustancias porque la conciencia no abandona, (a no ser que algo salga mal y siempre existe el riesgo). La palabra “confabular” se presentó y concluía toda la experiencia, la vida se confabulaba para que la realidad que queremos pensar ver y vivir sea esa misma y no otra. Todo sale mal cuando esa realidad ya no concuerda con la de los demás y por eso las plantas sagradas son y deben ser de uso restringido pues oscurecen las salidas del laberinto a quienes las usan sin responsabilidad y sin propósito.

Las caras que asoman la ventana quieren cristalizarse en mi pensamiento en forma alucinatoria, como si los muebles pudieran hablarme de ellas, sin moverse, produciendo ruidos incomprensibles a mi espalda.

La reflexión fue interrumpida por una canción que no había sonado y momento erótico surreal: dos manos hicieron el amor, nada más que manos. Se tocaron horas, se dieron besos largos, aprendieron a sincronizar el ritmo, se erizaron esas manos que apenas despertaban al amor. Hubo risa y vergüenza al parar pero esa noche ritual todo estaba permitido con venía de Cavafis.

Sueña un sueño despacito. Entre mis manos, hasta que por la ventana suba el sol.

Habían pasado ocho horas y se alzaba en la ventana el azul reproche mientras iban cayendo en un sueño profundo. El día siguiente, ya los cinco sobrios, visitaron los pozos azules, que se le antojaron más brillantes que nunca, como su vida. Tres meses después la espantaron duendes en su habitación. No sabía si mágicamente había conectado con seres fantasiosos o la sustancia estaría en su cuerpo algún tiempo mientras era eliminada. Agradeció a la naturaleza por una experiencia única e inolvidable y se despidió de los hongos, sus lobos, manos y duendes.

No es tu cuerpo, al fin tienes un alma, y si tu ser estalla será un corazón el que sangre. Y la canción que escuchas tu mente abrirá con el alba.

 

África, Mis escritos, Periodismo de viajes

El niño artesano y el talismán

Colombia y Marruecos tienen muchas cosas en común, aunque nadie apueste por ello. Aspectos positivos y negativos acercan países hermanos separados por el mar.

Donde abunda el hambre y la pobreza abunda el calor de su gente y la alegría. La hospitalidad, el cariño y el arte llenan medinas marroquíes y calles colombianas. En uno abunda el agua y el verdor, en otro la arena roja y la sequía, pero en ambos se encuentra gente trabajadora en cada esquina haciendo de su arte un modo de vida y una pasión.

Lo que impacta, en ambos países es que los trabajadores y artesanos muchas veces son niños. Lo primero que se piensa es que deberían estar jugando en vez de trabajar, solos o con sus padres, pero se debe reconocer que las labores artesanales son de gran calidad porque son realizadas por personas que llevan años practicándolas, a veces incluso desde su infancia, esto como respuesta a una problemática social que no les ha dejado alternativa. Muchos niños no han tenido la fortuna de poder acceder a la educación permanecen con sus padres en casa o en sus negocios y no les queda más remedio que ocuparse en labores útiles en vez de estar viendo televisión, en esos casos podría ser comprensible que estén trabajando y aprendiendo de la experticia directa de sus padres alguna labor.

Esto pasa en Colombia y Marruecos, aunque sea más común verlo en el segundo, ya que en Colombia los niños que no están estudiando no pueden trabajar y por lo general lo hacen ilegalmente. De hecho los niños que se ven trabajando en Colombia lo hacen sobretodo vendiendo dulces, limpiando ventanas en los semáforos, pidiendo limosna y muchas otras cosas que no les deja ni experiencia laboral, ni están aprendiendo un oficio que más adelante les pueda representar una manera de sustento. No es que esté bien que los niños trabajen, pero es preferible verlos aprendiendo de sus padres a grabar metal que verlos pidiendo limosna en el transporte público.

En Chefchauen, Marruecos, la ciudad conocida como la Perla Azul de Marruecos, por caracterizarse por tener casi todas las construcciones del centro histórico pintadas de azul, se encuentra este niño y su padre en una tienda de artesanías. Mientras venden, siguen trabajando en sus grabados sobre metal. Camellos, platos, manos de Fátima y miles de objetos decorativos de cobre, bronce u otro metal están bellamente decorados por sus diestras manos y sus  exactas herramientas, mientras en el metal graban también sus sonrisas.

Detrás de cada objeto artesanal que puede no ser más que un recuerdo o souvenir se esconde una historia que obligando indirectamente al espectador a hacer una reflexión. Ojalá cada uno de esos objetos, como un talismán, abriera mágicamente la mente del turista y lo empujara a tumbar prejuicios, a considerar otras realidades, a valorarlas y posiblemente verse reflejado en el otro.

Yo me compré un camellito de bronce. Insha´Allah.

IMG_1939

África, La magia, Literatura de viajes, Mis escritos, Periodismo de viajes, Sus viajes y experiencias

Libro «Almas de Marruecos»

Los invito a adquirir y leer el libro «Almas de Marruecos», en el que participé como autora junto a los demás miembros del equipo de 6 VeletasLo escribimos luego de conocer el país africano, con la esperanza de plasmar en relatos cortos y fotografías un poco de la cultura marroquí. Shukran

Este vídeo es una pequeña muestra del viaje que nos inspiró:

Puedes adquirir el libro en Amazon, en formato digital o impreso, haciendo click aquí.

Libro de Almas de Marruecos

 

«Marruecos está viviendo profundos y rápidos cambios debido a la globalización y al turismo masivo. Sus tradiciones y valores familiares están transformándose. 6 Veletas ha querido abrir su mente e incidir en el imaginario que se tiene sobre los árabes, que actualmente podría estar viéndose malinterpretado por acciones terroristas que no representan la riqueza del país, de su gente o del Islam. Con este libro acercamos su cultura a los lectores, llevándolos a un viaje a través de la literatura de viajes.» 6 Veletas.