América, La magia, Literatura de viajes, Mis escritos, Narrativa de viajes, Periodismo de viajes, Suramérica

Agua sagrada en Tambomachay

Este lugar se conoce también como El Templo del Agua o El Baño del Inca, ya que  fue utilizado como lugar de descanso y purificación. Hoy es sitio arqueológico y destino mágico situado a 8 km de Cusco. El templo cuenta con una cascada central y dos secundarias, lo sorprendente es que de ambas cascadas laterales sale exactamente la misma cantidad de agua y el caudal justo para evitar el desperdicio de agua y la erosión de los canales (fue construido hace 600 años y sigue en buen estado). Cabe anotar que el templo cuenta con cimientos que sugieren que originalmente se trataba de un recinto cerrado.

El lugar es definitivamente un sitio especial, es un valle de montañas, rocas, cavernas y mucho verde en donde estoy segura deben habitar muchos animales que se esconden en el día pues tienen a su alcance un permanente manantial de agua pura. Parece que también fue usado como observatorio astronómico y fortaleza, y hoy conserva ambas dignidades. La tranquilidad y belleza solo es interrumpida por el sonido del agua al caer, aunque ya en cierto punto la magia se rompe con las hordas de turistas y vendedores de artesanías y comida.

Aparte del uso de Tambomachay como balneario del Inca, tuvo un carácter sagrado pues el agua para esta cultura representa lo masculino y la tierra (Pachamama) lo femenino, por lo que la unión de ambas era símbolo de fertilidad y fuente de vida. Esta agua fue usada por los sacerdotes para purificarse antes de las ceremonias y para curar enfermedades estomacales como la úlcera.

Por otro lado machay quiere decir “cavernas, que abundan en el lugar y de ahí posiblemente también el nombre del sitio. Los incas suponían que las cuevas conectaban con el mundo de los muertos así que muy seguramente también fueron también usadas para rituales mágicos y entierros de momias (incluso dicen que también para conectar sitios sagrados entre sí).

No se ha podido descubrir la fuente de donde proviene el agua, pero jamás se ha secado y está tan perfectamente construido, que el agua clara y fresca fluye permanentemente; de ahí la creencia que quien bebe de esta agua conseguirá la eterna juventud. Tomé solo un poco y debo decir que si aparento mucha menos edad de la que tengo, sin embargo recomiendo tomar solo un sorbo, no vaya a darle la maldición de Tupac Amarú en la mitad de su viaje.

Como último dato curioso: el 80% de esta agua se utiliza actualmente en la elaboración de la cerveza cuzqueña. No comprobé que fuera curativa, pero sí es deliciosa y algún efecto mágico surte cuando se está en buena compañía.

África, Mis escritos, Periodismo de viajes

El niño artesano y el talismán

Colombia y Marruecos tienen muchas cosas en común, aunque nadie apueste por ello. Aspectos positivos y negativos acercan países hermanos separados por el mar.

Donde abunda el hambre y la pobreza abunda el calor de su gente y la alegría. La hospitalidad, el cariño y el arte llenan medinas marroquíes y calles colombianas. En uno abunda el agua y el verdor, en otro la arena roja y la sequía, pero en ambos se encuentra gente trabajadora en cada esquina haciendo de su arte un modo de vida y una pasión.

Lo que impacta, en ambos países es que los trabajadores y artesanos muchas veces son niños. Lo primero que se piensa es que deberían estar jugando en vez de trabajar, solos o con sus padres, pero se debe reconocer que las labores artesanales son de gran calidad porque son realizadas por personas que llevan años practicándolas, a veces incluso desde su infancia, esto como respuesta a una problemática social que no les ha dejado alternativa. Muchos niños no han tenido la fortuna de poder acceder a la educación permanecen con sus padres en casa o en sus negocios y no les queda más remedio que ocuparse en labores útiles en vez de estar viendo televisión, en esos casos podría ser comprensible que estén trabajando y aprendiendo de la experticia directa de sus padres alguna labor.

Esto pasa en Colombia y Marruecos, aunque sea más común verlo en el segundo, ya que en Colombia los niños que no están estudiando no pueden trabajar y por lo general lo hacen ilegalmente. De hecho los niños que se ven trabajando en Colombia lo hacen sobretodo vendiendo dulces, limpiando ventanas en los semáforos, pidiendo limosna y muchas otras cosas que no les deja ni experiencia laboral, ni están aprendiendo un oficio que más adelante les pueda representar una manera de sustento. No es que esté bien que los niños trabajen, pero es preferible verlos aprendiendo de sus padres a grabar metal que verlos pidiendo limosna en el transporte público.

En Chefchauen, Marruecos, la ciudad conocida como la Perla Azul de Marruecos, por caracterizarse por tener casi todas las construcciones del centro histórico pintadas de azul, se encuentra este niño y su padre en una tienda de artesanías. Mientras venden, siguen trabajando en sus grabados sobre metal. Camellos, platos, manos de Fátima y miles de objetos decorativos de cobre, bronce u otro metal están bellamente decorados por sus diestras manos y sus  exactas herramientas, mientras en el metal graban también sus sonrisas.

Detrás de cada objeto artesanal que puede no ser más que un recuerdo o souvenir se esconde una historia que obligando indirectamente al espectador a hacer una reflexión. Ojalá cada uno de esos objetos, como un talismán, abriera mágicamente la mente del turista y lo empujara a tumbar prejuicios, a considerar otras realidades, a valorarlas y posiblemente verse reflejado en el otro.

Yo me compré un camellito de bronce. Insha´Allah.

IMG_1939

África, La magia, Literatura de viajes, Mis escritos, Periodismo de viajes, Sus viajes y experiencias

Libro «Almas de Marruecos»

Los invito a adquirir y leer el libro «Almas de Marruecos», en el que participé como autora junto a los demás miembros del equipo de 6 VeletasLo escribimos luego de conocer el país africano, con la esperanza de plasmar en relatos cortos y fotografías un poco de la cultura marroquí. Shukran

Este vídeo es una pequeña muestra del viaje que nos inspiró:

Puedes adquirir el libro en Amazon, en formato digital o impreso, haciendo click aquí.

Libro de Almas de Marruecos

 

«Marruecos está viviendo profundos y rápidos cambios debido a la globalización y al turismo masivo. Sus tradiciones y valores familiares están transformándose. 6 Veletas ha querido abrir su mente e incidir en el imaginario que se tiene sobre los árabes, que actualmente podría estar viéndose malinterpretado por acciones terroristas que no representan la riqueza del país, de su gente o del Islam. Con este libro acercamos su cultura a los lectores, llevándolos a un viaje a través de la literatura de viajes.» 6 Veletas.