Europa, Sus viajes y experiencias

Con los esquís en la mano en Andorra

Por Silvia Ardila.

Para muchas personas alrededor del mundo el año no está completo sin las vacaciones de verano en un balneario en la playa y las vacaciones de invierno en un resort de esquí en la montaña. Este año espero adherirme a esta filosofía, comenzando por la montaña.

    La gran mayoría de resorts para esquiar en Europa están en Suiza, Francia, Italia, Alemania, y Austria, los Alpes. Sin embargo, el pequeño principado de Andorra, en los Pirineos, también es conocido por sus resorts. Al principado solo se puede llegar por tierra desde Barcelona o desde Toulouse. Desde el aeropuerto se puede tomar un bus que hace paradas en todos los pueblos camino a Andorra la Vella, capital del principado. El viaje al atardecer en un día soleado resulta en un paisaje hermoso. La silueta nevada de los Pirineos en el horizonte es un espectáculo digno de incluir en la lista de paisajes para ver antes de morir.

     Soldeu, es la segunda parada del bus desde Toulouse. El pueblo es pequeño, pero hay suficientes lugares para alojar a turistas, mercados, restaurantes y tiendas para comprar o rentar el equipo necesario para esquiar. Sobresale el número de turistas del Reino Unido y Rusia.

     Esquí – deslizarse por las laderas de una montaña nevada. Hay quienes no recuerdan como es comenzar desde cero y por eso van a decir que hacerlo es fácil. La verdad es otra, usar esquís no viene naturalmente incluido en nuestro sistema, es fácil perder el control de la velocidad. La magnitud de la montaña puede ser abrumadora, pero no hay que perder la esperanza. En dos días se puede avanzar con algunas lecciones básicas –No hay otra opción, sólo tengo dos días.

     Primer día, aprender a frenar y acostumbrarse a los movimientos restringidos por los esquís. Tres horas de clase privada. Una vez dominados los aspectos fundamentales llega el momento de enfrentarse a la montaña. Aunque las pendientes están claramente demarcadas (azul, verde, roja, negra, en orden de dificultad), la montaña no deja de ser imponente. Sin embargo, con un poco de confianza en las habilidades adquiridas durante el día, no queda otra opción más que aventurarse a las desconocidas pendientes de menos dificultad.

      Termina el día y la pista de regreso a la base es de baja dificultad (verde). El primer tercio de la pista me deslizo sobre la nieve con suficiente control. Pero es en el siguiente trayecto cuando ‘comienza el santo a padecer’. Me acerco a una pendiente más pronunciada, en una curva y es acá donde pierdo el control y me doy cuenta del desgaste físico y mental. La ansiedad toma el control y no hay forma de regresar al nivel donde puedo tomar la góndola fuera de la montaña. En ese momento comienzo a descender la montaña con los esquís en la mano.

     A unos minutos de comenzar el descenso a pie y una vez superada la curva, tengo una nueva realización, me va a tomar horas bajar de esta forma. En el segundo intento, y con los esquís nuevamente en su lugar, llego a la base de la base de la montaña y a una merecida taza de chocolate caliente. El segundo día es más fácil, es cuestión de práctica y de confianza.

      El lugar donde rentamos el equipo fue Sports Calbó, quienes tienen promociones para rentar por adelantado en Internet así que vale la pena hacer la reserva con tiempo. También tienen convenios con algunos hoteles y hospedajes que dan entre el diez y el quince por ciento de descuento. De restaurantes que recomiendo están Fat Alberts, la comida es buena y las porciones generosas. Mi recomendación es ¡no pedir entrada! para muchos es imposible terminar el plato principal luego de comer una entrada. Las costillas son deliciosas, o la pizza con costillas. El ambiente es una mezcla entre Británico y Americano.

Volviendo al deporte y a viaje a Andorra, como es de esperarse, hay muchos gastos asociados pero en mi opinión vale la pena. Estar en la montaña es fantástico: el aire, la nieve, las cimas de las otras montañas y el cielo. Con un poco más de tiempo y algunas clases es posible atacar pendientes más desafiantes. Tendré que esperar a la siguiente temporada de esquí. Por ahora, ¡a planear el verano en la playa!

Por: Silvia Ardila, colombiana que vive en Los Ángeles, USA. 

Tolousse | Silvia Ardila
Sus viajes y experiencias

Tips ecológicos para el hogar y para los viajes

Por: Diana Cortés y Baraja de viajes

Debemos responsabilizarnos por lo que está pasando con nuestro planeta, el calentamiento global es una realidad cada vez más grave y amenazante. No sólo en nuestro hogar y lugar de trabajo sino también al viajar, tenemos que tener precaución de hacer lo mejor por el ambiente y evitar dejar huellas negativas por donde pasemos. Trabajemos como las hormigas: con pequeñas acciones y siendo constantes podremos marcar la diferencia. A continuación algunas recomendaciones para poner en práctica y transmitirle a nuestros allegados:

Hormiga | María Antonieta García R.
  1. Se deben mantener desconectados los electrodomésticos y los aparatos electrónicos mientras no los estemos usando, incluso el cargador del celular.
  2. Evitar tener carro y si lo tienes usarlo solo cuando es MUY necesario.
  3. No pedir ni usar bolsas. En supermercados, tiendas o farmacias. Si las tienes trata que sean ecológicas o de papel.
  4. Ser vegetariano. Si no lo eres, procurar comer lo menos posible carne de res.
  5. Ahorrar agua, poner peso en el tanque del baño, llaves ahorradoras, recolectar agua cuando abres la ducha y reutilizarla en el baño, recolectar agua lluvia para regar las plantas.
  6. Evitar consumir alimentos de las empresas que usan aceite de palma. Leer las etiquetas de los productos al hacer mercado y evitarlos al máximo.
  7. Busca alojamientos respetuosos con el medio ambiente si viajas, encuentras miles de recomendaciones en páginas de Internet y aplicaciones que certifican qué lugares siguen este concepto.
  8. No tires restos de aceite en el lavaplatos o sifón, hay lugares en supermercados en donde reciben ese tipo de residuos. Vértelos en un frasco de vidrio reutilizado para llevarlo.
  9. Recicla, en tu casa y fuera de ella. Cuando estés de viaje TAMBIÉN.
  10. Si estas de paseo y te bañas en un río o en el mar procura no usar productos químicos en la piel como bloqueadores, bronceadores, desodorante o repelente. Menos aún jabón o shampoo.
  11. Cuando estés en otra ciudad o país elige establecimientos y restaurantes locales que aprovechen productos de estación y de la zona.
  12. No compres joyas o suovenirs hechos de partes de animales, conchas o especies en peligro de extinción como los corales.
  13. Procura no usar toallas húmedas de papel, si las tienes que usar jamás las tires al baño sino en la cesta de la basura pues no son biodegradables y si las tiras al agua tarde o temprano llegarán a ríos o al mar.
  14. Si acampas no uses jabón al lavar objetos en el río o quebrada.
  15. No tires las colillas de cigarrillo en el suelo y menos si estás en la playa o cerca de un río.
  16. Usa linternas o lámparas con luz LED, contamina menos que las pilas.
  17. Siembra un árbol, o muchos pero fíjate que la especie pertenezca a la zona. Existen campañas de reforestación en las que puedes participar, proponlo a tu familia, amigos o compañeros de trabajo y dediquen un día para eso.
  18. Asegúrate que la nevera esté siempre en buen estado.
  19. El calentador eléctrico no lo debes mantener prendido todo el día.
  20. No tengas mascotas exóticas y si las tienes, por ningún motivo liberes al animal en un ambiente que no sea su ambiente nativo.
  21. Si encuentras animales exóticos no los alimentes, no los toques y no te los lleves, no son mascotas y mucho menos “elementos” decorativos.
  22. Procura no matar insectos por más miedo que te produzcan, puedes reubicarlos usando un recipiente o prenda.
  23. Cuando viajes por carretera no botes basura por la ventana, ni siquiera cáscaras y menos chicles.
  24. No uses desodorante o productos en spray.
  25. No te lleves conchas, piedras o arranques flores para llevarlas a casa, déjalas en donde pertenecen.
  26. No tires al baño productos químicos o pilas y baterías en las canecas de basura.
Parque natural Montseny, Barcelona | María Antonieta García R.

Diana Cortés, consagrada viajera, esposa y madre, es conocida entre los que somos sus amigos por ser muy responsable con la ecología y por tener buenas prácticas ambientales. Ella nos da algunas recomendaciones para tener en cuenta:

  1. Reutiliza. Muchas veces es fácil hacer pequeñas modificaciones para darle un uso nuevo a las cosas o la ropa.
  2. Si tienes bebes procura utilizar pañales ecológicos o de tela.
  3. No compres botellas de agua. Lleva siempre tu botella personal y durable la cual puedes volver a llenar. Consigue una que te guste mucho para que la cuides y no la olvides.
  4. Compra poco. Te rinde más el dinero y contribuyes menos a la producción de basura. Recuerda que la felicidad no está en las cosas materiales.
  5. Escoge productos con certificación medio ambiental que garantice una producción ecológica. Piensa también en tu salud.
  6. Comparte y enséñale estos tips a tu familia, todo comienza en casa.

Por: Diana Cortés y Baraja de viajes

Fira o Fiesta de la Tierra en Barcelona | María Antonieta García R.

Graba la imágen para que tengas a la mano estas recomendaciones y puedas compartirlas con tus amigos.
Graba la imágen para que tengas a la mano estas recomendaciones y puedas compartirlas con tus amigos.
América, Norteamérica, Sus viajes y experiencias

San Francisco y los dioses de la comida

Por: Rachel Lavin. 

Me enviaron a San Francisco (Estados Unidos) por trabajo y me reservaron un vuelo a las cinco de la mañana de manera que no iba a dormir o perdería el vuelo. Soy como un búho y nunca me levanto a tiempo. “Usaré millas para ir unos días antes para disfrutar de la que considero la ciudad más hermosa de Estados Unidos.

san-francisco-rachel-lavin-4
Golden Gate, San Francisco, California | Rachel Lavin

     Todos saben lo difícil que es conseguir reserva en el State Bird Provisions, así que me sorprendió conseguir una para cuatro personas. “Los dioses de la comida están de tu lado,” me dijo una amiga, “nadie consigue mesa y la conseguiste un día antes”. Así empezó mi viaje en San Francisco: con una cena muy entretenida en uno de los mejores restaurantes de la ciudad, en donde hasta los camareros parecen estar pasándola muy bien. Lo más divertido de State Bird es que llevan a la mesa carritos con la oferta gastronómica, como si fuera dim sum (un plato cántones) y así uno sabe si algo lo tienta visualmente antes de pedirlo (también están los precios). Se puede ir probando pues la mayoría son platos pequeños. Hay combinaciones sorprendentes y deliciosas así que si uno se va de State Bird Provisions sin probar algo nuevo, todo se hizo mal. Recomiendo la lista de té, había uno que cosecharon a machete sobre un caballo y no es mentira. El presupuesto es de cuarenta o sesenta dólares por persona. En caso de que no estén de tu lado los dioses y no consigas mesa, la ciudad está llena de ofertas.

Herbal rice salad de Farmhouse Thai | Rachel Lavin

     El día siguiente también tuve suerte, mi gran amiga y anfitriona para este viaje, Kristin Plater, canta todos los miércoles en el lobby del Hotel Carlton. Es un happy hour musical en el que toca un artista local cada día de la semana, de cinco y media a seis y cuarto de la tarde, además ofrecen vino gratuitamente.

      No se puede ir a San Francisco sin probar el burrito, ícono gastronómico de la ciudad. El mejor lugar es en el Mission District, el barrio hípster y latino. Un lugar lleno de almacenes con objetos artesanales, comida avant-garde y hasta un restaurante con comida de la Isla de Guam. Allí cené un burrito en La Taquería, un restaurante popular y sencillo: por siete o nueve dólares se puede disfrutar de un burrito gigantesco con todo lo que uno quiera: carne, fríjoles, pico de gallo, aguacate y/o queso.

      Es difícil evitar una visita gastronómica al mercado Ferry Building y es una delicia. Atrás del edificio hay una vista espectacular de la bahía y de ahí se puede tomar un ferry a otra parte como Oakland (en donde se puede ver el movimiento más hipster de la ciudad). Adentro del Ferry Building hay una plaza de comidas con una impresionante variedad así que es mejor ir dispuesto a comer de veras.

En Tartine Manufactory, la panadería | Rachel Lavin
En Tartine Manufactory, la galería | Rachel Lavin

     Finalmente San Francisco se puede despedir con una visita al Tartine Manufactory. Allí se puede conocer el proceso de elaboración de panes, postres e incluso objetos artísticosEste es un edificio trasparente en el cual se pueden ver los hornos en donde se hacen los famosos goodies de esta panadería. Luego se puede visitar una galería, una prensa en donde hacen y venden arte que se hace ahí mismo o una tienda del famoso Heath Ceramics.

Más sobre el autor

En Tartine Manufactory | Rachel Lavin
América, Norteamérica, Sus viajes y experiencias

Ceviche, cultura y cócteles en Miami

Por: Rachel Lavin. 

¿No tienes tiempo de investigar antes de irte a Miami? Tienes suerte, me encargué de eso. Hace poco estuve en Miami y me quedé en un hostal boutique: el Freehand Hotel. Este hostal Tiene un bar muy popular, The Broken Shaker, en donde hacen cócteles con ingredientes frescos y tropicales (pepino, limón, menta, piña, vermut, etc.) a precios razonables −dentro de esta ciudad que no es muy económica−. Las habitaciones compartidas son básicas, con literas y cuestan treinta dólares por persona, incluyendo el desayuno. Las privadas son hermosas y cuestan alrededor de ciento cincuenta dólares la noche. El ambiente del lugar es especial: decoración bohemia, música chévere, hipsters por todos lados y una piscina donde puedes pedir un trago y una botana.

South Beach | Rachel Lavin
South Beach | Rachel Lavin

DIA 1

Di una vuelta para conocer el Hotel Faena−el original está en Buenos Aires− y este, que tiene un año, es igual de lujoso. Hay un bar al aire libre en la planta baja, con camareros profesionales, tragos y alguno que otro snack. El interior del hotel fue diseñado por Baz Luhrmann, el escenógrafo de la película Moulin Rouge. La música en el bar al aire libre era muy mediocre para un lugar tan especial. El detalle imperdible de la decoración es un esqueleto de un dinosaurio dorado dentro de un escaparate de cristal y sí, vas a querer tomarte una foto con él para tu Instagram. Estuve presente cuando hicieron un gran desfile para inaugurar el Faena Forum, un centro de arte con un edificio de Rem Koolhaas y es un must-see para los amantes de la arquitectura. Fue un evento sumamente alegre, música, baile, piñata y comida, una celebración de la mezcla de culturas como la africana y la caribeña de esta ciudad.

La bestia del Hotel Faena | Rachel Lavin
La bestia del Hotel Faena | Rachel Lavin

DIA 2

Misión: día de playa con un picnic de ceviche. Me fui con Citibike, el programa de bicis de la ciudad, a Chalan on the Beach. Por cuatro dólares se puede alquilar una bici media hora y dejarla en otro sitio. Me prepararon el ceviche para llevar, en diez minutos por quince dólares. Estuvo perfecto, ceviche al estilo peruano, con pan incluido y salsa de rocoto, picosito y sabroso.

En el sótano del Hotel Edition descubrí una especie de Disneyland nocturno para adultos y jóvenes. Hay una discoteca con hip hop y si no tienes ganas de bailar hay otras opciones: un boliche y una pista de hielo para patinar. Tiene letreros coquetos de neón, no cobran la entrada pero sí pagarás con tus ojos el trago. Como es costumbre en Miami, no te dan la opción de pagar propina sino que la agregan automáticamente, así que un trago de catorce dólares −razonable para esta zona− termina costando unos dieciocho dólares. Al despertarme un poquito cruda el día siguiente, fuí a The Market, en el lobby conseguí un donut de guayaba y queso. Swoon.

Los famosos edificios Art Deco de Miami | Rachel Lavin
Los famosos edificios Art Deco de Miami | Rachel Lavin

DIA 3

Llegué a un sitio que se llama Bodega, por sus famosos tacos y el speakeasy, detrás de una puerta secreta, no tan secreta. Me tocó llegar justo unos minutos antes que terminara la hora feliz, así que pedí unos tacos y un trago −bueno, dos−. Estaban ricos, sobretodo el de barbacoa. Las pantallas grandes pueden arruinar cualquier ambiente así, ¿estamos de acuerdo? Después, me perdí dando vueltas, entrando a bares de cócteles y hoteles, entre ellos el Regent, un bar elegante del Hotel Gale y el Raleigh, en donde disfruté de la piscina un rato.

El ceviche con palomitas de maíz de My Ceviche | Rachel Lavin
El ceviche con palomitas de maíz de My Ceviche | Rachel Lavin

DIA 4

Podrías quedarte en la playa todo el tiempo que estás en Miami, pero quizás tengas ganas de ver algo distinto o te toque un día sin tanto sol. Enel barrio histórico de Wynwood puedes caminar y ver las paredes con sus exuberantes murales y no hace falta gastar nada –créeme, después de unos días en esta ciudad tu cartera va a querer un descanso−. Si andas por ahí y no vas a Zak The Baker para probar sus famosísimos panes o galletas te perderías de un momento dorado de la vida.

Más sobre el autor

Mural en Wynwood | Rachel Lavin
Mural en Wynwood | Rachel Lavin